sociedad o autonomo

Sociedad limitada o autónomo ¿cuál es la mejor alternativa?

A la hora de emprender un proyecto empresarial propio, es muy común que surja el debate sobre cuál puede ser la opción ideal para iniciar actividad entre la posibilidad de constituir o adquirir una sociedad limitada declarando la unipersonalidad o a través de la figura del autónomo. En ese sentido y en función de brindar una visión integral al respecto, pasamos a analizar las características de cada una.

Para llegar a un punto comparativo adecuado entre ambas alternativas, tendremos que tomar en cuenta 3 de los aspectos más relevantes referidos a la gestión fiscal, patrimonial y laboral de la empresa.

En primera instancia, el aspecto laboral cuenta con especial relevancia. Si bien es cierto que vale la pena mencionar la denominada “tarifa plana” como ventaja para una primera etapa de actividad, el problema se presenta cuando, por las características del proyecto que se desarrolla, es necesario contratar personal. Llegado este punto, no es posible la aplicación de una vía similar a la tarifa plana y por tanto, puede resultar de mayor beneficio asumir el régimen aplicable en el caso de Sociedades Limitadas unipersonales.

sociedad o autonomo

En lo relativo a la fiscalidad, resulta indispensable establecer una comparación entre las imposiciones correspondientes al Impuesto de Sociedades vinculado a la actividad de las empresas y el IRPF relativo a los autónomos. En ese sentido y con el propósito de ofrecer una visión más clara, será necesario detenerse en los cambios incluidos en las recientes reformas fiscales aprobadas por el Gobierno.

De tal modo, vale recordar que a partir de este año el Impuesto de Sociedades aplicable para empresas de pequeña y mediana dimensión ha quedado en un 25%. Además, para empresas de reciente constitución (2015 y 2016), se ha establecido un tipo del 15%, mientras que en lo referido al IRPF aplicable para los autónomos, a partir de los 12.450,00 € y hasta 20.200,00 € de base imponible ya será aplicable un tipo de 25% en 2015 y 24% en 2016. Por tanto, si su actividad como autónomo le permite obtener un ingreso anual superior a las cifras anteriores, estará en la obligación de pagar más que una sociedad limitada a las arcas del Estado, con un tipo del 31% en 2015 y 30% en 2016.

En tercer lugar, en lo referido al patrimonio, la figura del autónomo prevé que la responsabilidad frente a terceros (acreedores por ejemplo) sea subsanada afectando los efectos personales del emprendedor. Por otra parte, en el marco de lo establecido sobre el funcionamiento de las sociedades de responsabilidad limitada, dicho aspecto sólo podría afectar el valor correspondiente al capital aportado para la creación de la compañía, es decir, el patrimonio de la empresa y no el de sus socios.

Por todo lo anterior, considerando cada uno de los elementos analizados, se puede afirmar que en el marco del inicio de un proyecto empresarial, el acceder a los servicios de compañías dedicadas a la constitución y venta de sociedades mercantiles puede llegar a ser la opción que mejor se adapte a sus necesidades.

En los  múltiples puntos Pae  certificados ( Punto de atención al Emprendedor) de toda España, le pueden ayudar en todos los aspectos  relacionados con su nuevo proyecto como ;  Definir la mejor forma  jurídica bajo la que actuar en función de sus circunstancias personales y necesidades, Constitución de sociedades, la realización de su plan de Empresa  y su  Plan económico – Financiero, asesoramiento en tramitación de Licencias de actividad,tramitación del  alta de actividad ante Hacienda y alta en la Seguridad Social,  búsqueda de financiación en entidades crediticias, ayudas a emprendedores, asesoramiento contable ,fiscal, y laboral, asesoramiento en materia de protección de Datos ( Lopd), y cumplimiento normativo de Riesgos laborales.

Economia y Empleo / 20 Julio, 2016 / Empresa
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *