Morosidad empresarial

Soluciones realistas contra la morosidad entre empresas

La morosidad empresarial es el principal problema al que deben enfrentarse todo tipo de empresas actualmente, tanto aquellas que se encuentran dentro de Internet como las que cuentan con un establecimiento convencional.

Morosidad empresarial

La morosidad empresarial surge principalmente porque una empresa no puede pagar a otra porque no dispone de liquidez suficiente, lo que supone que esa otra empresa tampoco podrá ejecutar sus pagos con otras empresas y así una tras otra, hasta crear un verdadero círculo vicioso que ya ha llevado a que sean más de 60.000 las empresas que no han encontrado otra solución que echar el cierre y cesar su actividad. Una cifra que impacta y que nos ayuda a hacernos una idea de la gravedad de este problema.

Lo que muchos de esos empresarios y autónomos no saben es que últimamente ha surgido una alternativa que permite pagar y cobrar deudas entre empresas sin disponer de liquidez y sin tener que realizar un movimiento de dinero como tal. Por lo que aunque no tengas liquidez suficiente, es posible que los balances de tu empresa estén saneados.

Esta alternativa se le conoce como “compensación de deudas” y es un procedimiento que está totalmente recogido y regulado por el Código Civil, por lo que es totalmente legal y no depende de ningún tipo de entidad financiera o entidad bancaria para su ejecución. Se trata de una fórmula amistosa con la que podrás además evitar la vía judicial y todos los gastos que ello conlleva.

¿Qué es la compensación de deudas?

La compensación de deudas se ha convertido en la mejor solución para aquellas empresas que no pueden cobrar y pagar sus facturas pendientes, principalmente porque no disponen de liquidez suficiente. Se trata de una fórmula que te permitirá pagar con lo que te deben sin que en ningún momento se produzca un movimiento de dinero, simplemente consistirá en ir liberándote del volumen de tus deudas. Un procedimiento al que podrá acogerse cualquier tipo de empresa con la única condición de que sea una empresa deudora y acreedora a la vez, o lo que es lo mismo, que debas y que te deban a ti.

Para poder ejecutar la compensación de deudas entre dos empresas tan solo es necesario encontrar dos partes que se deban dinero la una a la otra tras mantener una relación comercial y profesional. Después, lo único sería compensar sus deudas de forma amistosa y tras llegar a un acuerdo común para cancelarlas definitivamente o tratar de reducir la mayor parte posible. Aunque la realidad es que debido a ese círculo vicioso del que hablábamos anteriormente que se crea al dejar una empresa de pagar a otra, dejando a la siguiente con las manos atadas para ejecutar sus pagos y así sucesivamente, la dimensión del problema de la morosidad empresarial no hace más que aumentar y volverse todavía mucho más grave.

Para tratar de que la compensación de deudas sea una alternativa accesible para todos, la startup Deudae.com ha creado un servicio de compensación de deudas multilateral enfocado a todo tipo de empresas y que trabaja exclusivamente de forma online. Este servicio se encarga de poner en común las deudas de diferentes empresas que sufren el mismo problema para tener así mayores posibilidades de encontrar una cadena que permita cancelar el mayor volumen posible de la deuda de tu empresa.

Lo hace con la ayuda de un algoritmo matemático diseñado por el Departamento de Matemáticas de la UNED que será el encargado de cruzar aquellas facturas pendientes de pago y cobro que hayan sido registradas por las empresas con el objetivo de encontrar cadenas de deudas válidas. El siguiente paso consistirá en intermediar con las empresas que queden implicadas para tratar de conseguir el mayor volumen posible de compensación en cada uno de los casos.

El servicio de Deudae.com trabaja en base a resultados, por lo que si no consiguen compensar parte de tu deuda no tendrás que pagar nada. En el caso de conseguir los objetivos tan solo tendrás que pagar una pequeña comisión del 3% por los servicios prestados.

Economia y Empleo / 12 Agosto, 2015 / Finanzas
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *